Avilés

Avilés, con una población de algo más de 80.000 habitantes, es la tercera ciudad más poblada de Asturias. Tradicionalmente ligada a la actividad industrial, el siglo XIX es el momento del despegue económico y demográfico, con la instalación de grandes factorías de minas, industria metalúrgica y de vidrio, la llegada del ferrocarril del norte o la ampliación del puerto, hoy uno de los principales de Asturias. EL siglo XX está marcado por el aumento de la población, merced a la implantación de la empresa siderúrgica ENSIDESA, que atrae a gran cantidad de trabajadores provenientes de todo el país.

En las últimas décadas, la ciudad ha ido suavizando la huella de ese pasado industrial y se han acometido importantes reformas en el centro histórico y la ría, dando lugar a un entorno mucho más amable en el que, el visitante, podrá disfrutar de auténticos rincones con encanto.

Avilés es una ciudad viva y dinámica, con gran vida en las calles, en la que la música cobra una especial importancia, ya que son muchos los locales de ocio en los que se puede escuchar música en vivo. Si el presente cultural está encabezado por el Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer, inaugurado en 2011, una espectacular actuación de regeneración urbana en el entorno antes degradado de la ría y que ofrece una programación artística y cultural de primer nivel, no menos interesante es callejear por el caso histórico de la villa, declarado conjunto histórico-artístico en 1955, por conservar interesantes ejemplos de la arquitectura románica, barroca y moderna, así como antiguas vías medievales.

La villa se fortificó durante la Edad Media y empezó a desarrollar una importante actividad comercial, siendo su puerto pesquero el más importante de la región durante siglos. Es especialmente recomendable pasear por algunas de sus calles, como La Ferrería, la de La Fruta y la del Sol, que conforman el núcleo del viejo Avilés amurallado. Antiguas calles que conservan todo el encanto del pasado, con sus tramos de soportales. El palacio de Valdecarzana, del siglo XIV o la iglesia de los Padres Franciscanos, de fines del siglo XII, se encuentran en el entorno de la calle de la Ferrería.

De época barroca sobresalen dos imponente palacios, el de Camposagrado (s. XVII) y el de Ferrera (ss. XVII-XVIII), ubicado este en la plaza de España, frente al Ayuntamiento, levantado en el siglo XVII.

Camino de la preciosa calle Galiana, una de las más populares junto con la calle Rivero, construida en el siglo XVII en la fase de expansión de la ciudad, nos llamará la atención encontrarnos con una fuente singular, la fuente de los Caños de San Francisco, uno de los símbolos más emblemáticos del casco histórico de Avilés, construida en el siglo XVII.

La ciudad cuenta con la peculiaridad de tener dos cascos históricos. Fuera del núcleo intramuros medieval existía un barrio ligado a la actividad pesquera, era el barrio de pescadores, el popular barrio de Sabugo. Aquí, el turista podrá disfrutar de un agradable descanso en la plaza del Carbayo, punto de encuentro y corazón de barrio, donde se encuentra la Iglesia Vieja de Sabugo, del siglo XIII, declarada Bien de Interés Cultural.

Si comienza la semana visitando Avilés, no deje de acercarse a la plaza del Mercado, uno de los espacios más singulares de la ciudad, construido en la segunda mitad del siglo XIX y uno de los mejores ejemplos de la arquitectura del hierro en Asturias, donde cada lunes se celebra el mercado semanal, uno de los más concurridos de la región, instituido hace más de quinientos años por concesión de los Reyes Católicos.

Pero si hablamos de Avilés, no podemos ceñirnos a su ciudad y es que el área de influencia del concejo se extiende a la Comarca de Avilés, formada también por los municipios de Castrillón, Corvera e Illas.

La costa avilesina ofrece múltiples opciones para disfrutar de playas y deportes acuáticos, adentrarse en la zona de dunas más extensa de Asturias, contemplar espectaculares acantilados, recorrer sendas costeras y tramos fluviales, realizar avistamiento de aves migratorias, navegar por el entorno de la ría o atracar en el puerto deportivo. La playa de Salinas es uno de los arenales más extensos de Asturias y una de las mejores el norte de España para la práctica del surf.

En nuestra visita a la Comarca de Avilés, no debemos dejar de conocer el Museo de la Mina de Arnao (Castrillón), el pozo vertical más antiguo de Asturias y la única mina submarina de Europa.

Por otro lado, la Comarca cuenta con cinco fiestas reconocidas con la categoría de Interés Turístico, tres de carácter Regional: El Antroxu o Carnaval, La Semana Santa de Avilés y el Festival Intercéltico; y dos de carácter Nacional: la Fiesta del Bollu y Jira al Pantano de Trasona.

Texto: Llume. Estudios y Proyectos Culturales
Fotografía: Sociedad Pública de Gestión y Promoción Turística y Cultural del Principado de Asturias, SAU.