Las huellas de los dinosaurios

0

Podemos decir que los primeros moradores de Asturias fueron los dinosaurios que dejaron sus huellas en la costa centro-oriental de Asturias, en las playas de Colunga y Tazones, cuando ni Asturias era Asturias ni se encontraba situada en el mismo rincón del globo terráqueo en el que se encuentra ahora.

Las huellas de Colunga y las de Tazones forman con un conjunto de icnitas (huellas fósiles de dinosaurios) casi único en el mundo que ningún visitante se puede perder, y que es uno de los principales atractivos de la llamada Comarca de la sidra.

En Colunga se encuentra la playa de La Griega, que cuenta con el yacimiento Jurásico más destacado de Asturias. En ella, además de disfrutar de unas hermosas vistas, el visitante podrá buscar los vestigios de los dinosaurios. Cuenta con diferentes restos fósiles de gasterópodos y huellas de grandes dinosaurios cuadrúpedos (saurópodos) que se desplazaban sobre lo que en aquel momento era una laguna costera. Por sus dimensiones estas huellas están consideradas las más grandes del mundo. Además de estas se puede observar un rastro formado por 6 huellas que corresponden también a un saurópodo aunque de menor tamaño que el anterior.

El camino para llegar a la playa comienza desde el cartel explicativo situado a la margen derecha del río Libardón, y tras unos 650 metros de recorrido nos llevará a la zona más oriental del yacimiento. Al final del camino se encuentra una especie de pequeño mirador situado justo encima del yacimiento.

Toda la zona es de gran belleza y se encuentra perfectamente acondicionada para el visitante. La playa es bastante frecuentada en verano, y en bajamar se forman piscinas naturales que la hacen ideal para ir con niños. Además a 200 metros cuenta con un camping.

En la zona de Tazones, hay otros yacimientos menor tamaño. En la Playa de Merón se puede observar un rastro de un dinosaurio saurópodo formado por 12 huellas consecutivas, así como algunas icnitas tridáctilas dispersas pertenecientes a dinosaurios bípedos. También podemos encontrar vestigios de los dinosaurios en los acantilados de Oles, y en el faro y el puerto de Tazones.

Entre Colunga y Tazones, en la llamada rasa de San Telmo, se inauguró en 2004 el Museo del Jurásico de Asturias. El propio edificio, obra de Rufino Uribalarrea y que presenta la forma de una huella tridáctila de dinosaurio, evidencia su propósito de mostrar en unos 2000 metros de planta, la evolución de la vida en la Tierra desde su aparición hasta la llegada del hombre, con un detenimiento especial en el Mesozoico o Era de los Dinosaurios y en sus tres periodos, el Triásico, el Jurásico y el Cretácico, que están simbolizados en los tres dedos de la huella que conforma el propio museo. Esta instalación que cuenta con más de quinientas piezas fósiles procedentes de las costas Asturianas además de una sala de exposiciones temporales.

Fotografía: Mario Álvarez Rodríguez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: