Occidente

La parte occidental de Asturias comprende un extenso territorio formado por 17 concejos (municipios) que se agrupan en la Comarca del Eo-Navia. Es la zona del occidente costero, que tiene a varios concejos tocando el mar y que limita en toda su línea occidental con la vecina Galicia.

Seis son los concejos costeros (Castropol, Tapia de casariego, El Franco Coaña, Navia y Valdés) que, entre sus villas marineras, acogen alrededor de 30 playas, algunas de las cuales destacan por sus atractivos turísticos, aptas para el baño y el recreo, mientras que otras, ya sea bien por su interés paisajístico o pesquero, o por su alto valor ecológico, merecen un cuidado excepcional en el mantenimiento de su entorno. Podemos mencionar, como las más visitadas, las playas de Arnao (Castropol), Tapia/Anguileiro, Serantes, Penarronda (Tapia), Castiello, Pormenande, Porcía (El Franco), Barayo, Frexulfe, Navia (Navia), Foxos, Arnelles, Torbas (Coaña), Otur y Cadavedo (Valdés).

La ría del Eo, que divide a las comunidades autónomas de Galicia y Asturias, es uno de los estuarios más importantes del norte de España tanto que, en 2007, la UNESCO la incluyó en su lista de Reservas de la Biosfera, junto con los Oscos y las Tierras de Burón. Es zona de descanso para las aves que vienen desde el norte de Europa rumbo a África.

Desde la costa, y hacia el sur, este territorio del occidente asturiano está plagado de huellas del pasado, tanto que los testimonios más antiguos de la ocupación humana en estas tierras se remontan al Paleolítico Inferior, hace unos 300.000 años. De comienzos del primer milenio a.C. son los primeros recintos fortificados usados hasta la dominación romana: los castros.

El castro es un poblado con una formación irregular, compuesto por cabañas de piedra generalmente redondas, instalado en una localización dominante y protegido con poderosas defensas. Actualmente son numerosos los restos que se conservan y podemos visitar interesantísimos castros como los de Chao Samartín, Pendía, Coaña o Mohías, ocupados desde el siglo IX a.c. hasta el II de nuestra era y que han sido declarados Bien de Interés Cultural.

El patrimonio histórico-artístico de esta zona, donde abunda la piedra para las construcciones tradicionales y los característicos tejados de pizarra, es cuantioso y variado. Castillos, palacios, casonas, conventos e iglesias medievales se dispersan por todo el territorio. También el fenómeno de la emigración indiana dejó su huella en estos concejos, al igual que en el resto de Asturias, y podemos observar las ostentosas villas edificadas con el dinero proveniente de América. Representante de la arquitectura industrial es el embalse de Grandas de Salime, una colosal obra de ingeniería inaugurada en 1954 en la que intervino el arquitecto y pintor Joaquín Vaquero Palacios, que logró integrar en la obra aspectos artísticos que han hecho merecedor a este conjunto su declaración como Bien de Interés Cultural. El cementerio de Luarca es otro de esos lugares que uno no se puede perder si visita esta villa marinera, situado en una hermosa atalaya, desde donde se contempla una bella vista de la villa, cuenta con una interesante escultura funeraria y en él se conservan los restos del científico, y Premio Nobel, Severo Ochoa.

El turista puede visitar también un buen número de museos y centros de interpretación, entre los que podemos destacar el Museo Etnográfico de Grandas de Salime, el Centro de Interpretación de la Artesanía del Hierro (Boal), el Conjunto Etnográfico de Os Teixois y el Museo de los Molinos de Mazonovo (Taramundi), la Casa Natal del Marqués de Sargadelos (Santa Eulalia de Oscos), el Ecomuseo del Pan (Villanueva de Oscos) o el Museo Etnológico del Vino (Pesoz).

Si lo que nos gusta es la naturaleza, podemos visitar las bellas cascadas de Oneta y Méxica y el Pozo Mouro, en Villayón; el Estuario de Porcía y el Monumento Natural de As Covas da Andía, en El Franco o la Reserva Natural de Barayo, entre los municipios de Navia y Valdés.

En cuanto a las festividades, son innumerables las verbenas y romerías que se celebran fundamentalmente durante los meses de verano en toda la zona. Algunas de ellas destacan especialmente por haber sido declaradas de Interés Turístico. Es el caso de la fiesta de Nuestra Señora del Rosario (15 de agosto) en Luarca, declarada de Interés Turístico Nacional, o las festividades de las Alfombras florales del Corpus, en Castropol (junio), el Festival Intercéltico de Occidente de, en Tapia (mediados de agosto), San Timoteo en Luarca (agosto), La Regalina en Cadavedo (último domingo de agosto), declaras de Interés Turístico Regional.

No podemos olvidarnos en este somero repaso a los atractivos del occidente asturiano, de su gastronomía, que tiene en la costa al marisco y pescado su carta de presentación y en el interior gran variedad de carnes, caza y embutidos, además de una deliciosa repostería tradicional que hará de su viaje una experiencia más dulce.

Agradecimientos:

Texto: Llume. Estudios y Proyectos Culturales
Fotografía: Toni Castillo Quero