Oviedo

Oviedo es la capital del Principado de Asturias. Cuenta con una población aproximada de 189.000 habitantes (221.870 todo el concejo) y se ubica en el centro de la región. Su condición de capital se remonta a la Alta Edad Media y los orígenes del histórico Reino de Asturias cuando Alfonso II el Casto traslada la capital del reino desde Pravia a Oviedo en el siglo IX, siendo desde entonces, de manera ininterrumpida, la ciudad que ha ostentado la capital del territorio asturiano.

Ciudad de servicios, centro administrativo, sede de la Junta General del Principado y de las instituciones más importantes de la región, uno de los atractivos para el visitante es su pasado regio y medieval, del que quedan numerosos vestigios que hoy podemos contemplar en el casco histórico de la ciudad pero también en algunos puntos de los alrededores. Destacan especialmente los monumentos pertenecientes al arte prerrománico asturiano, declarados Patrimonio de la Humanidad. El palacio de Santa María del Naranco y la iglesia de San Miguel de Lillo, ambos en el monte Naranco, la iglesia de San Julián de los Prados y la fuente de Foncalada, la única construcción civil de la época del reino de Asturias, son algunos de estos elementos incluidos en la lista de la UNESCO.

El casco histórico

Una buena manera de conocer Oviedo es, sin duda, pasear por su casco histórico, en el que se concentran los atractivos de su patrimonio cultural con la oferta de ocio y cultura más importante de la ciudad.  En la zona vieja podemos visitar algunos de los monumentos más destacados, como la Catedral de San Salvador, comenzada a construir en el siglo XIII en estilo gótico flamígero, que cuenta con diferentes partes de distintos períodos, como el claustro renacentista o la Cámara Santa, del siglo IX, declarada Patrimonio de la Humanidad. Es en la Cámara Santa donde se conserva, entre varias reliquias, el Santo Sudario, venerado como una de las prendas funerarias que cubría la cabeza de Jesús. Además, en la Catedral de Oviedo se ubica también el Museo Diocesano.

El Monasterio de San Pelayo remonta su fundación a tiempos de Alfonso II el Casto (760-842), y acoge las reliquias de San Pelayo Mártir, trasladadas aquí en el siglo X provenientes de Córdoba. El conjunto actual es una obra de los siglos XVII y XVIII, destacando su bella fachada barroca. Muy cerca se encuentra la iglesia de Santa María de la Corte, del siglo XVI, frente a la plaza Feijoo, presidida por el monumento al ilustrado, Benito Jerónimo Feijoo, que murió en Oviedo en 1764.  El Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo (1574-1608) o a iglesia de San Isidoro (1576-1587), son otras paradas que el visitante puede hacer en su paseo por la casco viejo.

Repartidas por toda la zona del antiguo, encontramos numerosas plazas, algunas con mucho ambiente y muy concurridas y otras más recogidas y llenas de encanto. La plaza del Fontán, del siglo XVIII es uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad, lugar donde se celebra cada jueves, sábado y domingo el mercado. La plaza de la Constitución, más conocida como plaza del ayuntamiento, donde se encuentra la Casa consistorial (siglo XVII), es paso obligado en nuestro transitar por el centro. Otro de los puntos de paso es la plaza Porlier, camino de la Catedral, donde se encuentra el Teatro Filarmónica y dos de los palacios más importantes del barroco asturiano, el Palacio de los Condes de Toreno (1673-1675), sede del Real Instituto de Estudios Asturianos, y el Palacio de Camposagrado (1728-1757), sede del Tribunal Superior de Justicia. Además, es muy recomendable pasar por la plaza de Trascorrales, con su antiguo mercado cubierto de pescado y la plaza del Paragüas, con su singular estructura de hormigón armado en forma de paragüas, que se levantó en 1921 para cobijar a las lecheras que acudían al mercado.

Ocio

La zona vieja es también el lugar preferido por los ovetenses para el ocio nocturno, con numerosos bares de copas que se concentran, especialmente, en torno a la calle Mon, pero también hay un buen número de restaurantes y sidrerías donde comer y cenar o tomarse unas sidras a media tarde. El Bulevar de la Sidra, en la calle Gascona, en uno de los bordes del caso viejo, es parada obligada para quien visita a Oviedo ya que en los últimos años se ha convertido en un punto de referencia para degustar el “caldo asturiano”. Las plazas de Trascorrales, el Paragüas, Riego o Daoiz y Velarde son buenos sitios para descansar en alguna terraza a medido día.

Vida cultural

Oviedo es una ciudad con una gran impronta cultural, por su historia pero también por su apuesta por una programación volcada en la música clásica, con importantes circuitos de ópera y zarzuela y las artes escénicas. Distintos equipamientos acogen ciclos y programaciones durante todo el año: el Teatro Campoamor, sede de la celebración de los Premios Princesa de Asturias, el Auditorio Príncipe Felipe y el Teatro Filarmónica. Pero, además, en los últimos años Oviedo está revitalizando su escena más underground, con una emergente cultura alternativa que propone festivales de cine y teatro contemporáneo e interesantes iniciativas de promoción musical en diferentes locales.

Además, también en el caso viejo se localizan el Museo de Bellas Artes de Asturias, con fondos artísticos que cubren el periodo entre los siglos XIV y XXI y obras de El Greco, Goya, Gutiérrez Solana, Pedro Berruguete, Tiziano, Veronés, Ribera, Zurbarán o Romero de Torre entre otros, y el Museo Arqueológico de Asturias.

 

Texto: Llume. Estudios y Proyectos Culturales
Fotografía: J. A. Alcalde

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies