Parque Natural de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias

0

El Parque Natural de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias se encuentra en el Suroccidente de Asturias, abarca la cuenca alta de los ríos Ibias y Narcea y discurre por los concejos de Cangas del Narcea, Ibias y Degaña. Es una explosión de altas montañas, verdes valles y ríos de aguas cristalinas que no deja a nadie indiferente.

El Parque Natural ocupa una superficie de 555 km2 y dentro de él se encuentran otros dos espacios naturales de gran valor y belleza como son la Reserva Natural Integral del Bosque de Muniellos y la Reserva Natural Parcial del Cueto de Arbás. El Cueto de Arbás es el punto más alto de este espacio, alcanzando los 2002 metros y que es el dos mil más occidental de toda la cordillera Cantábrica.


El paisaje del Parque muestra una gran variedad y en cada uno de los tres concejos que lo forman es diferente. Así en Cangas del Narcea, el relieve es abrupto y accidentado al paso del río Narcea y sus afluentes, donde se pesca la trucha y el salmón y se encuentran los dos espacios naturales anteriormente mencionados. En Degaña abundan las altas sierras y los verdes valles con exuberantes bosques, robledales en su mayoría, y abundante fauna salvaje entre la que destaca el urogallo, el gato montés o el oso, todas ellas especies amenazadas. El concejo de Ibias, cuenta con un relieve muy montañoso pero no demasiado abrupto y donde destaca el Monte de Valdebois, en el Bosque de Muniellos. Las fuentes del río Ibias riegan estas sierras con aguas cristalinas y las dotan de verde vegetación. En este concejo destaca también toda la arquitectura tradicional existente, como son los hórreos y pallozas.

Dentro del Parque Natural se pueden encontrar también restos de antiguos pobladores de esta zona, desde la época del Neolítico, pasando por la época castreña y romana. Dólmenes como el de Pradías o Chao Leda lo demuestran.
La fauna del Parque tiene como iconos al oso pardo cantábrico, el cual campa por los impresionantes bosques de la zona. El lobo, corzo, rebeco también es numeroso y el urogallo sobrevive en estos bosques.

La vegetación se caracteriza por los grandes robledales y hayedos existentes. El hayedo más importante es el de Hermo, que ocupa 10 kilómetros de ladera del valle del mismo nombre y destacan también los de las cabeceras de los ríos Ibias y Molín. Dentro de los robledales destaca por encima de todos el de Muniellos. También abundan los abedules, como es en el caso del puerto del Connio y en la alta montaña abundan los matorrales de enebros, brecinas y arándanos, como es el ejemplo del Cueto de Arbás.

Fotografía: Israel Gutiérrez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: