Salto de Grandas de Salime

0

El Salto y Central Hidroeléctrica de Grandas de Salime, es una de las construcciones más notables de la arquitectura industrial en Asturias. El conjunto se encuentra incluido en el Plan Nacional de Patrimonio Industrial. La presa se localiza en el río Navia, en un punto de confluencia entre los concejos de Pesoz, Allande y Grandas de Salime y su embalse se extiende 30 km.

El inicio de las obras, a cargo de Electra del Viesgo S.A. e Hidroeléctrica del Cantábrico S.A , se produce en la década de los cuarenta del pasado siglo y respondió a la finalidad de dotar de un mejor suministro eléctrico a las zonas de Galicia, Asturias y Cantabria. Con una altura sobre cimientos de 132 metros, constituyó en su momento la mayor presa de España y la segunda de Europa.

en la obra, además del equipo de ingenieros y el arquitecto Joaquín Vaquero Palacios, intervinieron más de 3.500 obreros de toda España, especialmente de Andalucía. Para dar respuesta a la presencia de tanto personal, además de las obras de la presa y la central hidroeléctrica, se construyeron un buen número de instalaciones auxiliares y de vivienda, generando auténticos poblados de trabajadores que hoy en día constituyen interesantes ejemplos de la arquitectura industrial de la época. Planos inclinados, ataguías, carreteras, almacenes e incluso un teleférico para el transporte de materiales. Además, se levantaron cuatro poblados con viviendas, casino, cine e iglesia.

Lo más relevante de esta obra es la intervención arquitectónica, pictórica y escultórica de Joaquín Vaquero Palacios y su hijo, Joaquín Vaquero Turcios. Esta intervención puede observarse en varios elementos del conjunto: en los miradores volcados sobre el aliviadero, en las dos terrazas proyectadas hacia el embalse y en los tres casetones que acogen las compuertas de entrada y salida del agua, muy prácticos y escultóricos, realizados en hormigón. También realiza la fachada principal por la que se accede a la central, donde coloca varios relieves de hormigón que forman un mural que representa los elementos naturales. El mirador de boca de ballena, que ofrece una visión del conjunto, es una intervención que enlaza con la tradición expresionista alemana.

En el interior, concretamente en la sala de turbinas, se disponen dos grandes murales que representan, por un lado, el proceso de construcción del salto y, por otro, la potencia eléctrica. Vaquero realiza también una sala conocida como “el refugio”, con planta circular donde se busca el cobijo de los trabajadores del ambiente y los ruidos de la central.

Se ofrecen visitas guiadas a la central.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: